“El buque del horror”, de Silver Kane

El buque del horror; por Silver Kane [Francisco González Ledesma]. Barcelona: Editorial Brugera, 1973. Colección: Selección Terror; nº 4.

  • Género – materia: terror – policial – canibalismo – conspiraciones

13978900384_d42f7df8f8_z

Mara Seymour, una periodista, acude a los muelles de Nueva York para investigar un barco japonés, el Kosi-Maru, en cuyo interior hallará una mano amputada sobre una mesa, una cabeza humana hirviendo en una olla y un montón de cadáveres colgando de la despensa. Después, al llegar a su casa, será informada de que su tío, con el cual no mantenía excesivo contacto, ha fallecido…

Silver Kane fue quien inauguró la colección Selección Terror, y vuelve a ella en este número cuatro. Tal como hizo en aquella, en realidad ofrece una historia policíaca apenas disfrazada de terror. Y el elemento de terror es totalmente secundario, ese del canibalismo, que crea una narración paralela que, en unas pocas ocasiones, se cruza con la principal, la de la muerte del tío y lo que conlleva. De hecho, ni siquiera el título es muy atinado, pues el referido buque aparece en el primer capítulo y apenas tiene mayor repercusión.

Así pues, Kane crea una de sus típicas intrigas criminales rebuscadas, y donde aporta pistas tan obvias que de inmediato te lo hueles todo. Además, juega con muchas casualidades y todo es en exceso forzado. Y entregar semejante narración a una colección dedicada al terror suena un poco a tomadura de pelo al lector. Ubicada esta misma historia, sin ningún cambio, en una colección policial, hubiera resultado mucho más impactante.

En bastantes ocasiones, una historia puede bascular entre la intriga y el terror, y es el tono utilizado el que puede verter el resultado hacia un lado u otro. Ese tono consiste en intentar crear angustia, atmósfera, por los meros elementos de la narración. Kane no parece preocuparse mucho por producir terror en el lector, y los mecanismos que utiliza son burdos y primarios, y cuando llega a los instantes en que podría crear un ambiente angustiante, la escritura se percibe tan despreocupada y trivial que, sencillamente, no funciona en absoluto.

El resultado es una floja entrega en la colección, cuyo mayor mérito estriba en la chispa que ofrecen los títulos de los diferentes capítulos.

Carlos Díaz Maroto

Anuncios

“Muñecas mecánicas”, de Curtis Garland

Muñecas mecánicas; por Curtis Garland [Juan Gallardo Muñoz]; ilustración de la cubierta, Enrique Martín. Barcelona: Ed. Bruguera, 1975. Colección: La Conquista del Espacio; nº 242.

  • Género – materias: Ciencia ficción – Mundos futuros tecnológicos – Sociedades deshumanizadas – Robots – Sistemas dictatoriales – Terror metafísico.

A) Portada-Muñecas mecánicas

Sin duda alguna: estamos ante una de las tres o cuatro mejores novelas de Curtis Garland en la colección «La conquista del espacio». Ciencia ficción y terror metafísico se aúnan en esta memorable narración donde un hombre, Cole, que regresa de un largo viaje por motivos de trabajo, descubre que su mujer, Ada, es, en realidad, un androide homicida programado para asesinarle. Y con el tiempo comprueba, con la ayuda de su amigo Nemrod, que no solo es su mujer quien ha sido suplantada.

No desvelaré aquí la trama de esta maravillosa narración que todo buen aficionado a la ciencia ficción –muchos ya lo habrán hecho– debería leer: aseguro unas horas de un maravilloso divertimento, plagado de inquietud y de pánico, imaginando lo que nos puede suceder a nosotros, los humanos, en un plausible mundo futuro.

Narrada en primera persona –como tantas otras de Garland–, la novela se abre con un prodigioso prólogo en el que nuestro autor, para ambientar los sucesos que más tarde acontecerán, y dentro de la propia acción vivida por el personaje principal, cita, por boca de dicho protagonista, a autores –y obras– como Ray Bradbury, Lewis Carroll o Aldous Huxley. Con ello se remarca que la historia en la que los lectores se van a sumergir les revelará una brutal deshumanización por parte de la clase gobernante, una crítica a los regímenes totalitarios y el más angustioso ambiente onírico.

La ambientación de Muñecas mecánicas es una enorme ciudad futurista altamente tecnificada, desoladora, fría y solitaria, a la manera del memorable relato “El peatón”, de Bradbury, con el que mantiene algunas similitudes argumentales y estilísticas. Y, para aumentar la categoría de esta ficción, los principales personajes que habitan en esa formidable metrópoli bajo la implacable tiranía de un sistema político que alcanza todos los niveles de la vida poseen un alto grado de complejidad y evolución psicológica.

Pero lo más sorprendente de todo –ya lo mencioné al comienzo– es esa mezcla de terror metafísico que, poco a poco, se va convirtiendo en palpable, y de ciencia ficción altamente especulativa sobre una tecnológica sociedad futura que nos lleva a los lectores hacia una extraña sensación de desconcierto, de irremediable sospecha y de ineludible pánico.

En resumen: nos hallamos ante una verdadera joya de la ciencia ficción que muchos autores angloamericanos del periodo clásico (años cincuenta del siglo XX) hubiesen soñado escribir.

En mi calificación del 1 al 5 la puntúo con un 5.

Luis Ángel Lobato Valdés

 

“El embrujo de Satán”, de Burton Hare

El embrujo de Satán; por Burton Hare [José María Lliró Olivé]; ilustración de la cubierta, Alberto Pujolar. Barcelona: Editorial Bruguera, marzo 1973. Colección: Selección Terror; nº 3.

  • Reedición: ilustración de la cubierta, Rafael Cortiella. Barcelona: Editorial Bruguera, 1977. Colección: Selección Terror; nº 245.
  • Materias: brujería – vudú – zombis – fantasmas

Primera novela de la colección «Selección Terror» de Bruguera escrita por Burton Hare, uno de los más interesantes escritores de bolsilibros, si bien carece de la fama de otros. Aquí plantea el tema del vudú, y se percibe que el hombre, para debutar en la serie, se ha documentado para el tema.

Tenemos, pues, al protagonista, que llega a una innominada isla del Caribe desde Nueva York. Ha sido convocado por una antigua novia, quien ve su vida, la de su marido y la de su hijito amenazada por un hechicero vudú, un houngan. Pese a que la idea hace pensar en épocas pretéritas, tiene ambientación contemporánea, y el argumento podría decirse que es una mezcla entre las películas I Walked with a Zombie [tv/dvd: Yo anduve con un zombie, 1943, Jacques Tourneur] y El justiciero rojo (La vergine di Norimberga, 1963, Antonio Margheriti), esta para el clímax final. Incluso la breve escaramuza que acontece en la ciudad hace que uno piense en el protagonista como una especie de James Bond, o alguna otra aventura criminal de las que Hare escribiera con anterioridad.

El libro es más breve que otros de la colección, y la acción es rápida, tramando una breve incidencia que el escritor narra con solvencia y precisión, yendo directo al grano. Como es norma en este tipo de publicaciones, el autor muestra ciertos fallos de estilo, en especial un abuso del queísmo. Con todo, sin ser una obra excepcional, es un grato pasatiempo y un característico bolsilibro digno. Hacia el final se nos ofrece una doble vuelta de tuerca que no será el colmo de la originalidad, pero que se agradece en su compromiso para con el género y el lector.

Carlos Díaz Maroto

 

“Muera en Hong-Kong, es más barato”, de Keith Luger

Muera en Hong-Kong, es más barato; por Keith Luger [Miguel Oliveros Tovar]; ilustración de la cubierta, Desilo; ilustración de interiores, Altamira. Barcelona: Editorial Bruguera, 1968. Colección: Servicio Secreto; nº 941.

  • Reedición: Bruguera, 1978. Colección: Punto Rojo; nº 851.

muera en hong kong keith luger

Novela ambientada en Hong-Kong, como se nos indica en el título.

Una joven dama llamada Judith, después de un incidente con un buscavidas llamado Larry Sutton en una casa con bonitas chicas japonesas, lo contrata, por decirlo de algún modo, para buscar a su marido, de nombre Richard Morley, que ella cree en problemas. Ahí mismo empieza la espiral de aventuras y de muerte en un lugar en el que, como se nos indica en el título, morir es muy barato (válgame y se me perdone la redundancia).

51Lg8n53-6L__AC_US480_

También está de por medio una organización mafiosa dirigida por un misterioso personaje que no se desvela hasta el final de la novela y que trafica con drogas bajo el señuelo de muñecas con ojos azules (otra pequeña curiosidad).

Bolsilibro clásico que no defrauda del Maestro Luger, muy bien escrito y que no decae en ningún momento.

Andrés Ramón Pérez Blanco

“No salgas de noche”, de Julio M. Freixa

No salgas de noche; por Julio M. Freixa; diseño de la portada, Jorge Morón; ilustración de la portada, Za-Akronia. Arachne, 2017 [en papel y en digital].

  • Género – materia: terror – policial – licantropía

nosalgasdenoche

Una gran novela corta cierra la trilogía comentada, deudora del gran bolsilibro Sangre bajo la luna de Lem Ryan.

En este libro, el autor, que es Julio M. Freixa, nos vuelve a traer a los personajes detective Daniel Roerich y al policía Dubois, “Frenchie” para los amigos, al cual acompaña una policía novel que responde al apellido de Garofalo. Deben resolver una serie de crímenes especialmente macabros. Espeluznantes. Y muy sangrientos.

Se trata de un libro ágil, al igual que los anteriores, y que no te permite ni un momento de descanso. Libro en el cual se homenajea también al noble arte de la lucha libre. El texto es rico en guiños, terminología a este deporte y hasta aparecen dos de los más carismáticos luchadores que hubo. Y otro más que también aparece en forma de….

Es este también un libro noble, con la mera pretensión de entretener y lo consigue con creces. El autor le ha puesto, y eso se nota, muchísima ilusión, y vive el oficio y lo transmite al lector. Frescura, oficio, tributo y pasión. Y no es poco para los tiempos que corren.

Andrés Ramón Pérez Blanco

 

“Natividad de sangre” de Jorge R. del Río

Natividad de sangre; por Jorge R. del Río; diseño de la portada e interior, Jorge Morón; ilustración de la portada, Julio  M. Freixa. Arachne, 2017 (en papel y en digital).

Género – materias: terror – policial – satanismo.

natividad-sangre

Crucifixiones reales en las postrimerías del siglo XX y un rompecabezas imposible, en una trama muy bien escrita. Este es uno de esos libros que te van pidiendo más conforme van pasando las páginas y vamos conociendo a los demás personajes. Todo muy bien definido y muy bien hilvanado, con cierta concesión al mayor pope de la actualidad, lo cual no resulta de ser curioso e inquietante a la vez.

No quiero despellejarles el libro, porque quiero que lo descubran por ustedes mismos. Solo comentarles que me ha parecido un muy buen tour de force, una verdadera descripción de un Apocalipsis que casi fue y gracias a un trío magnifico en la extinta Navidad de 1985 nos libraron de Baphomet… (Y hasta aquí voy a escribir).

Amigos, es un magnífico libro, escrito de manera magistral por Jorge R. del Río, que, como el anterior que leí de la serie, te deja con ganas de más, sin un momento de respiro.

Andrés Ramón Pérez Blanco

“Vendetta sangrienta” de José Antonio Herrera Márquez

Vendetta sangrienta; por José Antonio Herrera Márquez; diseño de la portada e interior, Jorge Morón; ilustración de la portada, Julio M. Freixa. Arachne, 2017 (en papel y en digital).

Género – materias: terror – policial – licántropos – vampiros.

vendetta

Creedme lo que os digo. Si creéis en algo, que este libro es fresco, es pulp, es bueno.

José Antonio Herrera nos lleva a un Nueva York ochentero en esta novela, tributo a Sangre bajo la luna de Lem Ryan (Bruguera, Selección Terror 587), donde aparece de nuevo el detective Roerich y su amada Dora. También aparece la cohorte, o debiera escribir jauría de licántropos del libro original.

Esta pequeña joya, que lo es, nos mantiene entretenidos y en constante tensión a lo largo de todo su recorrido. Nunca tantas páginas dieron para tanto. Persecuciones, amenazas de muerte. Y desmembramientos; muchos desmembramientos. Malos malosos de los de verdad (y reales) que quieren acabar con otra especie de maldad que no viene de este mundo…

Me llama la atención en esta novela el amor del escritor por la música ochentera, tanto que en los pasajes amenizados por esta parece que estés escuchándola.

Es un libro que, como bien puse antes, no decae en ningún momento, que nos trae recuerdos de los ochenta, época convulsa, como esta, como todas.

Mucha sangre en este libro, y a cada página que pasa mucho y mucho más hasta acabar la más fantástica batalla de bandas jamás disputada, y además a tres bandas: licántropos, mafiosos y vampiros. Y en medio de todos, Roerich, detective de poco ortodoxos métodos, pero siempre muy efectivos.

Si tenéis la oportunidad, y el que quiere puede, adquirid este libro. Es puro pulp, amigos.

Andrés Ramón Pérez Blanco