“Los últimos días de la Tierra”, de A. Thorkent

  • Los últimos días de la Tierra; por A. Thorkent [Ángel Torres Quesada]; ilustración de la portada, Salvador Fabá. Barcelona: Ed. Bruguera, 1975. Colección: La Conquista del Espacio”; nº 277.
  • Materias: invasión extraterrestre – mundo posnuclear.

c6426e2545d0d18fdecd2710cf65560e 

Esta novela es, sin duda, una de las más interesantes de A. Thorkent, fuera del universo de su serie del Orden Estelar. Nos sitúa en un planeta Tierra devastado por una guerra nuclear e invadido por una raza extraterrestre (“extres”) que trata de aniquilar a los supervivientes humanos.

La Humanidad, no muchos años antes, ya colonizaba la Luna, y su tecnología iba desarrollándose con normalidad, aunque vivía siempre bajo el peligro de una guerra atómica. De pronto, la llegada de unos pequeños seres de otro mundo, sin saber bien cómo, con un aspecto híbrido entre monos y aves, comienza a cambiar el panorama. Son acogidos como mascotas, pero con el tiempo los humanos se dan cuenta de que en realidad son “bebés” y que se trata de una especie muy peligrosa que se desarrolla hasta alcanzar el tamaño de un hombre y, lo más terrible, tiene instintos asesinos.

Con el estallido de la guerra nuclear y la constante amenaza de los “extres”, que resultan ser miembros una especie depredadora enviados en una nave por seres superiores para exterminar la vida en la Tierra, los humanos viven en comunidades aisladas en el campo –ya las ciudades fueron abandonadas años atrás–, sobreviviendo en un mundo asolado por la guerra y por los ataques de los “extres”.

El hallazgo de la nave donde han llegado los alienígenas abre nuevas esperanzas a los miembros de una de esas comunidades para tratar de escapar hacia el sistema estelar de Alfa Centauro. Aunque el largo itinerario hasta el cohete, por peligrosos territorios plagados por los temibles visitantes siderales, resulte suicida.

A partir de aquí, los lectores podrán seguir esta memorable huida leyendo la narración.

El ritmo y el tono de la novela son apropiados; magnífica su emoción. Muy pertinentes las descripciones de ese mundo en decadencia y, lo más sorprendente, el melancólico lirismo en un pasaje final.

En mi opinión, y salvando las evidentes diferencias literarias (aquí estamos reseñando una narración pulp y no precisamente angloamericana), la sombra de los relatos sobre mundos posnucleares de Philip K. Dick por un lado, y el acento evocativo del maravilloso final de Cántico por Leibowitz, de Walter M. Miller, por otro, planean entre las páginas de esta estupenda Los últimos días de la Tierra.

En mi calificación del 1 al 5 le anoto un 3,5.

Luis Ángel Lobato

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s