“La leyenda de la bestia”, de Curtis Garland

  • La leyenda de la bestia; por Curtis Garland [Juan Gallardo Muñoz]; ilustración de la cubierta, Desilo. Barcelona: Ed. Bruguera, 1976. Colección: Selección Terror; nº 178.
  • Materias: humanos mutados.

54182571

En una pequeña población del norte de California, rodeada de pantanos, acontecen una serie de crímenes, caracterizados por suceder siempre en noche lluviosa. Pronto, la sospecha de que el causante es un ser anfibio, mitad humano mitad pez, comienza a considerarse como plausible…

Hace poco, en estas mismas páginas, comentábamos la novela de Curtis Garland Cuando aúlla el lobo (ST-131), y señalándola como de las más flojas. Da la impresión de que Garland, consciente de ello, en esta nueva novela (nº 178 de la colección), intentara corregir los errores de aquélla. La leyenda de la bestia es muy distinta, pero, en esencia, el esqueleto argumental es muy similar: en una pequeña población acontecen unos crímenes, en apariencia cometidos por un ser bestial, mitad animal mitad humano, y una galería de sospechosos irán desfilando.

Ante todo, aquí Garland ha optado por cambiar de “monstruo”, ofreciendo, en lugar de un licántropo, un ser anfibio mitad humano mitad pez, y uno diría, por la descripción, idéntico al monstruo de la Laguna Negra del film La mujer y el monstruo (Creature from the Black Lagoon, 1954), de Jack Arnold. Y también ha cambiado el detalle del decepcionante desvelamiento final, que no precisaré.

Lo demás es más o menos lo mismo, con el héroe -algo menos activo, por intercesión de un policía en la investigación- rodeado de sospechosos y sospechosas, e intentando averiguar la verdad. Solo que, como he dicho, esta vez está todo corregido, y de hecho la novela es excelente, resaltando sobre todo una atmósfera muy conseguida: el ambiente deprimente, en ese entorno de sempiterna lluvia, y el caserón con la familia extraña, otorga un escenario claustrofóbico muy logrado. La galería de sospechosos, además, aporta más densidad, y aunque el culpable también se presagia -tal como dijo Manuel Aguilar en otra reseña de este blog, por la intrínseca honestidad de narrador de Gallardo-, todo resulta cautivante.

Una de las mejores entregas de una colección mítica, altamente recomendable.

Carlos Díaz Maroto

gill-man

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s