“Él detendrá el mundo”, de Don Harris / Johnny Garland

Él detendrá el mundo; por Johnny Garland [Juan Gallardo Muñoz]; ilustración de la cubierta, J. Fernández. Barcelona: Toray, 1960. Colección: Espacio – El mundo futuro; nº 229.

Reedición: Él detendrá el mundo; por Don Harris. Pinto (Madrid): Andina, 1984. Colección: Galaxia 2001; nº 343.

  • Materias: civilización futura – teletransporte – extraterrestres – invasiones – megalómanos

harris_don_el_detendra_el_mundo

No recordaba que Don Harris era uno de los múltiples seudónimos de Juan Gallardo Muñoz. Así que cuando me tocó el turno de empezar la lectura de otro bolsilibro, para disfrutar de él y, después, hacer la pertinente reseña en este blog, tomé este mismo con la idea de abordar a un nuevo autor y aportar variedad. Cuál no sería mi sorpresa cuando, después de leer las dos o tres páginas iniciales, pensé: “Este es Curtis Garland”. Una vez acudo a La Tercera Fundación para confirmar mi sospecha descubro que mi olfato no me había engañado. Además, la copia que tengo procede de la reedición, y la novela original fue escrita en 1960, por lo que, a medida que leo, me topo con una historia inmersa en un ambiente pulp de lo más embelesador.

La novela se inicia con un prólogo que plantea una situación. En el capítulo primero retrocedemos, para verse cómo se llegó a ese fin, y se plantean dos situaciones que no parecen tener mucho que ver con ese prólogo. Una de ellas, al final, es mero relleno, aunque sirve para describir al protagonista; la otra es el meollo de todo.

P-00005476

Otras novelas de Gallardo de la época me parecían que mostraban aún cierta inmadurez narrativa. No sucede así con esta, que resulta de lo más gozosa. Los personajes están muy bien perfilados, y el tono de literatura pulp está muy conseguido, a tal punto que da la impresión de estar leyendo algo de Jack Williamson o de Edmond Hamilton. Hay mucha variedad argumental -añadido a ese “interludio” referido, que incrusta una segunda mini-historia en la general-, y no aburre en momento alguno, principal “misión” de este tipo de obras.

Haciendo un rápido resumen sin destripar demasiado, comentemos que la acción tiene lugar en una sociedad futura donde los delincuentes son destinados a un satélite de castigo. Un criminal es conducido allí, pero logra escapar y lanzar un ultimátum a la Tierra. Es evidente que a Curtis le influyó la película de Robert Wise, tanto en su título español como el original (The Day the Earth Stood Still, esto es, algo así como “El día que la Tierra se paralizó”), aunque ha de decirse que aprovecha, literalmente, el sentido de los títulos, sin más puntos en común con esa obra maestra de la ciencia ficción fílmica.

Una entrañable entrega de space-opera, pues, que merece la pena leer. Preferible si se consigue la edición original, pues la portada ofrecer más posibilidades para potenciar el sense of wonder.

Carlos Díaz Maroto

Anuncios

“El castillo de los ahorcados” de Joseph Berna

El castillo de los ahorcados; por Joseph Berna [José Luis Bernabeu López]; ilustración de la cubierta, Prieto Muriana. Madrid: Editorial Andina; Bolsilibros Easa, 1978. Colección: Terror; n1 113.

  • Materias: Castillos “encantados” – Ahorcados – Esqueletos vivientes.

Sin título-1

Dos amigos pasean por Hyde Park en un día algo desapacible. Dos amigos llamados Steve Connors y Larry Dexter. Este último, con su gorra siempre puesta que no se la quita ni para dormir, y su mostacho, nos da ciertos matices a lo Ignatius Reilly. Buen comienzo. Ambos dos se lamentan de la mala suerte que han tenido al ser despedidos de su puesto de trabajo como camioneros después de una juerga con dos chicas de infarto. Turgentes.

Deambulando, se topan con una agresión a un personaje fundamental en el desenlace de la historia, Christian Reed, quién después de librarse de sus agresores gracias a los mamporros de nuestros dos amigos les ofrece en agradecimiento ser socios en un negocio: acaba de ganar un castillo, jugando al póker, a Charles Moore (pobre Charles Moore). Golpe de suerte para nuestros amigos.

Y como siempre, hay un pero en ese castillo: les aguardan sorpresas en forma de trampas ocultas, ahorcados que aparecen y desaparecen, esqueletos vivientes, idas y vueltas al castillo, visitas a fondas un tanto siniestras, confirmación de que nuestro Larry es un pequeño Ignatius Reilly: grande, siempre Ignatius, gran guiño a esta obra maestra, en este modesto bolsilibro. Apariciones estelares de otras dos chicas monísimas. Turgentes, como siempre en Berna; nunca hay una chica fea…

Es este un bolsilibros muy entretenido y no parece en algunos momentos el Berna al uso. He aquí mi particular reivindicación hacia este autor. Su obra es anti estrés total. Puedes navegar por sus páginas y reírte, si, con la falta que nos hace. Una sonrisa, que no es poco para los tiempos que corren. En Berna sólo puedes hallar buen rollo, incluso en las situaciones más extremas. Y eso es lo que me gusta de él. Su picardía y ese reírse de la vida, pese a todo.

De la edición comentar que es correcta, de tapa dura, con una inquietante portada. Mi ejemplar está muy manoseado, incluso pintarrajeado, pero eso es común en los bolsilibros, que nos cuentan así la vida que han llevado. Y mi ejemplar ha vivido mucho. Sólo espero que a las personas que lo leyeron antes les haya divertido tanto como a mí. Y si tú encontrases un ejemplar, no lo dejes pasar de largo y apuesta por Berna. Apuesta por sonreír.

Andrés Ramón Pérez Blanco

La serie “Los Tres Dragones de Oro”, de Curtis Garland, en Dlorean

Muchos conoceréis al maestro Juan Gallardo Muñoz, más conocido como Curtis Garland, o Donald Curtis, entre otros seudónimos, escritor que nos dejó más de tres mil bolsilibros de diferentes géneros.

Dlorean ediciones quiere recuperar diez obras de este magnífico autor que están englobadas dentro del género de las artes marciales. Y queremos hacerlo en dos volúmenes con el título de LOS TRES DRAGONES DE ORO. Las obras a reeditar serían las siguientes:

verkami_f0bce224b876bfd1b135adec773bb854

Los tres dragones de oro, vol. 1: • Tres dragones de oro • La máscara kendo • La sombra del samurai • La cripta del dios de jade • Locura púrpura

Los tres dragones de oro, vol. 2: • Los jarrones de la muerte • El signo del alacrán • Los cruzados amarillos • Infierno de bambú • La isla de la calavera

El ilustrador de las portadas de los libros será el siempre genial Néstor Allende, magnífico profesional que ya ha realizado numerosas portadas para la editorial con resultados impresionantes.

12

Portadas de Nestor Allende.

Sobre los tres dragones

(Texto redactado por Raúl Montesdeoca en el blog Proyecto Pulp)

Los Tres Dragones de Oro están plagados de referencias a lo largo de toda la saga. El autor coge unos ingredientes que son de sobra conocidos y los mezcla para dar lugar a algo fresco y con estilo propio.

El concepto de un trío interracial de artistas marciales seguro que sonará a los fans de los cómics Marvel. Enseguida nos vienen a la mente “Sons of the Tiger”, una referencia que seguro inspiró al maestro Garland. Pero no es una copia, ni mucho menos. El escritor no se limita a crear unos clones, sino que los adapta a la perfección a un nuevo medio, la novela popular (los bolsilibros de tan grato recuerdo).

El primero de los luchadores es Frank Cole. Atlético, bien parecido, rubio, esta famosa estrella del cine de artes marciales parece tenerlo todo en la vida. Pero todo eso cambiará cuando el campeón de karate recibe una estatuilla de oro con la forma de un dragón en extrañas circunstancias. De algún modo su antiguo maestro trata de hacerle llegar un mensaje mientras rueda una película en Hong Kong. A partir de ahí, el rubio luchador se ve inmerso en una aventura que cambiará su vida para siempre.

Tanto el autor como el ilustrador usan a Chuck Norris como modelo al describir a Frank Cole.

Kwan Shang es el segundo miembro. Quizás su origen es el más misterioso y oscuro del trío. Kwan es el heredero del tiránico líder de una sanguinaria secta y ha sido entrenado en los diferentes estilos que se conocen comúnmente como Kung Fu. Decidido a escapar de un destino que no ha elegido, el luchador chino huye de su país, embarcando en el primer avión que le saque de allí. Sus pasos se cruzan también con una misteriosa estatuilla dorada que representa la silueta de un dragón.

Kwan Shang es clavadito a Bruce Lee.

Cierra esta trinidad de luchadores, Lena Tiger. Esta mujer de raza negra (o mulata, pues el autor juega continuamente con la ambigüedad y no termina de quedar del todo claro) se ha criado en las duras calles de los peores barrios de Los Ángeles. Es una activista que lucha por los derechos de su raza, hasta el punto de que ya ha pasado por la cárcel cuando la conocemos. Allí aprendió Aikido de una reclusa de origen oriental. Huyendo de la policía es socorrida por un anciano oriental que le hace entrega de una cajita que contiene una estatuilla de oro.

A qué destinaremos vuestras aportaciones

El dinero recaudado se destinará íntegramente para publicar libros. Abonando exclusivamente el coste de la imprenta, ilustrador de la portada y maquetación. Si se recauda más dinero, sumaremos otros libros a las recompensas, ya que el objeto de Dlorean es publicar libros.

Sobre las recompensas

El templo celestial es una novela escrita por Raúl Montesdeoca, que también está protagonizada por los Tres Dragones de Oro. Podría ser lo que se conoce como un pastiche autorizado, ya que cuenta con el consentimiento de Mercedes Gallardo.

Raúl Montesdeoca es un prolífico escritor de Neo-pulp conocido por novelas largas y cortas tales como La máquina del juicio final, Dinastía Drácula o La noche de las bestias entre otras.

verkami_36a551860ceb7e097e6bd1053f8b1921

Dos libros de Raúl Montesdeoca.

La portada de El templo celestial estará realizada por José Baixauli

Además de este regalo, existen numerosas recompensas en las que se pueden obtener además de los dos volúmenes de Los tres dragones de oro y El templo celestial, varios libros de la editorial. Tanto del autor Curtis Garland como de otros autores, como Miguel Ángel Naharro o Alexis Brito Delgado.

Calendario previsto

Las recompensas se entregarán aproximadamente durante la segunda quincena de septiembre, ya que el crowdfunding termina en agosto, mes en el que las imprentas y editoriales suelen cerrar.

Más información

Página de Facebook de Dlorean Ediciones

 

Trilogía del coronel Alan Ardax, por Clark Carrados

«Trilogía del coronel Ardax». Formada por las novelas El hombre y su robot, Mercado de “hubots” y Los bicéfalos; por Clark Carrados-Glenn Parrish (Luis García Lecha).

  • El hombre y su robot; por Clark Carrados; ilustración de la cubierta, Antonio Bernal. Barcelona: Editorial Bruguera, 1974. Colección: La Conquista del Espacio; nº 211.
  • Mercado de “hubots”; por Clark Carrados; ilustración de la cubierta, Miguel García. Barcelona: Editorial Bruguera, 1974. Colección: La Conquista del Espacio; nº 219
  • Los bicéfalos; por Glenn Parrish; ilustración de la cubierta, Enrique Martín. Barcelona: Editorial Bruguera; 1975. Colección “La Conquista del Espacio”; nº 236.

 

  • Materias: Space Opera – Supervivencia – Robots – Investigación.

robot1

Resulta curioso que un personaje (Alan Ardax) haya dado pie a una trilogía sobre sus andanzas espaciales, ya que dicho personaje en nada resalta sobre otros creados por su autor que, a su vez –al menos en LCDE, que yo sepa, salvando este caso–, nunca repitió en sus obras varias narraciones con un mismo protagonista.

Otra curiosidad es que nuestro escritor, Luis García Lecha, firmó esta trilogía –publicada en un corto espacio de tiempo– con dos de sus seudónimos: Clark Carrados en El hombre y su robot y Mercado de “hubots”, y Glenn Parrish en Los bicéfalos.

La historia es simple. En el año 4610, en el planeta Zhegunn, el leal coronel Alan Ardax es acusado de traición y condenado, de por vida, al destierro en un lejano mundo fuera de las rutas comerciales de la galaxia, denominado S. 5-4-5-14 (ya supondréis cuál es), arrasada su civilización en un remoto pasado a causa de una catástrofe producida por su satélite, que ahora forma un anillo de asteroides orbitando dicho planeta. Allí solo habitan alimañas y un superviviente de otro destierro, quien le informa que en ese mundo la vida humana se prolonga dos mil años, lo cual es peor que la misma muerte, dada la tortura de la soledad.

robot2

Pero nuestro héroe tiene suerte. Al cuarto año de su destierro aparece un extraño robot que le ayudará –siguiendo las órdenes de una misteriosa mujer, que luego se convertirá en su esposa–, a salir de aquel planeta y a recorrer la galaxia, disfrazado como un juglar espacial, con el fin de encontrar testigos que den fe de su inocencia.

Sin duda, en mi opinión, la novela más interesante es la primera, El hombre y su robot. En ella, el elenco de personajes (aunque con la consabida inexistencia psicológica) es singular. Y los ambientes son atractivos, mezclando los aspectos supertecnológicos –naves que surcan el hiperespacio– con los casi medievales –juglares, espadas y arcos– en una misma civilización que se ha expandido por las estrellas.

En Mercado de “hubots”, Ardax, ya casado con la misteriosa dama que lo protegía, y en compañía de su inseparable robot escudero IAKO, continúa sus lances por los sistemas estelares en busca de su inocencia, encontrándose con unos seres mitad humanos mitad robots. Los espacios narrativos son idénticos que en la primera entrega, pero las aventuras son más comprimidas; un poco menos ambiciosas e imaginativas.

Y en la tercera entrega, Los bicéfalos, el asunto se centra en descubrir –siguiendo con sus intentos de hallar su ansiada exculpación– a los siniestros cirujanos culpables de realizar experimentaciones atroces con seres humanos para su propio beneficio.

robot3

Al final, nuestro caballero andante del espacio –es lo que ha pretendido retratar el autor con esta trilogía– regresa con su mujer y su robot al planeta donde fue desterrado, lejos de las conspiraciones políticas y de las ansias de poder de sus semejantes, para vivir una vida casi pastoril y plena de felicidad; aunque siga siendo considerado un traidor por sus antiguos superiores y algunos compañeros militares.

Muy divertida trilogía, pues, mezcla de space opera, de western sideral y de epopeya medieval, todo plagado de malvados y grotescos sicarios, extrañas razas extraterrestres, bellas jóvenes y siniestras cortesanas, y que hará las delicias de los lectores.

En mi calificación –conjunta– del 1 al 5 la puntúo a la trilogía con un 4.

 

Luis Ángel Lobato

Ya a la venta el Weird West # 3 de Dlorean

13599952_1647330235585918_5348774685055978401_n

Por fin está aquí el tercer volumen de Weird West, la colección dedicada a unir tres nuevos bolsilibros ambientados en un Oeste regido por lo sobrenatural. Ha costado, pero la espera merece la pena. La calidad es impresionante como en los otros dos volúmenes.

En Infierno de plata, Ana Morán nos presenta a una nueva cazadora, Grace O’Hara, que hará las delicias del público.

Luis Guillermo del Corral nos trae al padre Cabañas y al pistolero con dos sombras para enfrentarse al terror en Garras en Los Ángeles.

Y por último, Joaquín Sanjuán nos trae Salvajes, un relato repleto de magia y misticismo con unos protagonistas de excepción: Cuervo, Tatanka y Yumi.

Pero además aparecerán en estas páginas algunos de los cazadores presentados en anteriores volúmenes. Acércate lector, a este libro que huele a pólvora, a whisky y a polvo del desierto. Acértate al universo Weird West.

 

Páginas: 251

Formato: 15×21

Encuadernación: Rústica

PVP: 14,95 €