Trilogía del coronel Alan Ardax, por Clark Carrados

«Trilogía del coronel Ardax». Formada por las novelas El hombre y su robot, Mercado de “hubots” y Los bicéfalos; por Clark Carrados-Glenn Parrish (Luis García Lecha).

  • El hombre y su robot; por Clark Carrados; ilustración de la cubierta, Antonio Bernal. Barcelona: Editorial Bruguera, 1974. Colección: La Conquista del Espacio; nº 211.
  • Mercado de “hubots”; por Clark Carrados; ilustración de la cubierta, Miguel García. Barcelona: Editorial Bruguera, 1974. Colección: La Conquista del Espacio; nº 219
  • Los bicéfalos; por Glenn Parrish; ilustración de la cubierta, Enrique Martín. Barcelona: Editorial Bruguera; 1975. Colección “La Conquista del Espacio”; nº 236.

 

  • Materias: Space Opera – Supervivencia – Robots – Investigación.

robot1

Resulta curioso que un personaje (Alan Ardax) haya dado pie a una trilogía sobre sus andanzas espaciales, ya que dicho personaje en nada resalta sobre otros creados por su autor que, a su vez –al menos en LCDE, que yo sepa, salvando este caso–, nunca repitió en sus obras varias narraciones con un mismo protagonista.

Otra curiosidad es que nuestro escritor, Luis García Lecha, firmó esta trilogía –publicada en un corto espacio de tiempo– con dos de sus seudónimos: Clark Carrados en El hombre y su robot y Mercado de “hubots”, y Glenn Parrish en Los bicéfalos.

La historia es simple. En el año 4610, en el planeta Zhegunn, el leal coronel Alan Ardax es acusado de traición y condenado, de por vida, al destierro en un lejano mundo fuera de las rutas comerciales de la galaxia, denominado S. 5-4-5-14 (ya supondréis cuál es), arrasada su civilización en un remoto pasado a causa de una catástrofe producida por su satélite, que ahora forma un anillo de asteroides orbitando dicho planeta. Allí solo habitan alimañas y un superviviente de otro destierro, quien le informa que en ese mundo la vida humana se prolonga dos mil años, lo cual es peor que la misma muerte, dada la tortura de la soledad.

robot2

Pero nuestro héroe tiene suerte. Al cuarto año de su destierro aparece un extraño robot que le ayudará –siguiendo las órdenes de una misteriosa mujer, que luego se convertirá en su esposa–, a salir de aquel planeta y a recorrer la galaxia, disfrazado como un juglar espacial, con el fin de encontrar testigos que den fe de su inocencia.

Sin duda, en mi opinión, la novela más interesante es la primera, El hombre y su robot. En ella, el elenco de personajes (aunque con la consabida inexistencia psicológica) es singular. Y los ambientes son atractivos, mezclando los aspectos supertecnológicos –naves que surcan el hiperespacio– con los casi medievales –juglares, espadas y arcos– en una misma civilización que se ha expandido por las estrellas.

En Mercado de “hubots”, Ardax, ya casado con la misteriosa dama que lo protegía, y en compañía de su inseparable robot escudero IAKO, continúa sus lances por los sistemas estelares en busca de su inocencia, encontrándose con unos seres mitad humanos mitad robots. Los espacios narrativos son idénticos que en la primera entrega, pero las aventuras son más comprimidas; un poco menos ambiciosas e imaginativas.

Y en la tercera entrega, Los bicéfalos, el asunto se centra en descubrir –siguiendo con sus intentos de hallar su ansiada exculpación– a los siniestros cirujanos culpables de realizar experimentaciones atroces con seres humanos para su propio beneficio.

robot3

Al final, nuestro caballero andante del espacio –es lo que ha pretendido retratar el autor con esta trilogía– regresa con su mujer y su robot al planeta donde fue desterrado, lejos de las conspiraciones políticas y de las ansias de poder de sus semejantes, para vivir una vida casi pastoril y plena de felicidad; aunque siga siendo considerado un traidor por sus antiguos superiores y algunos compañeros militares.

Muy divertida trilogía, pues, mezcla de space opera, de western sideral y de epopeya medieval, todo plagado de malvados y grotescos sicarios, extrañas razas extraterrestres, bellas jóvenes y siniestras cortesanas, y que hará las delicias de los lectores.

En mi calificación –conjunta– del 1 al 5 la puntúo a la trilogía con un 4.

 

Luis Ángel Lobato

Anuncios

3 comentarios sobre “Trilogía del coronel Alan Ardax, por Clark Carrados

  1. Para los que no estamos familiarizados con este tipo de literatura los comentarios proporcionados, en este caso, por Luis Ángel Lobato suponen una invitación urgente a su lectura. Además de presuponer, evidentemente, un conocimiento exhaustivo de este género por parte del crítico. Y lo más importante, si cabe, la reseña transmite la pasión de quien disfrutó con su lectura en su momento y sigue disfrutando con ella hoy día.
    Un merecido homenaje, por otra parte, a estos esforzados, discretos y muy meritorios escritores.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s