“El yeti”, de Curtis Garland

El yeti; por Curtis Garland [Juan Gallardo Muñoz]; ilustración de la cubierta, Alberto Pujolar. Barcelona: Ed. Bruguera, 1975. Colección: Selección Terror; nº 117.

  • Reedición: Barcelona: Ed. B, 1992. Colección: Selección Terror; nº 33.
  • Materias: aventuras exóticas – mutaciones

el yeti original.jpg

El yeti, también conocido como “el abominable hombre de las nieves”, es un ser mitológico que, se supone, habita en el Himalaya, en las regiones deshabitadas de Nepal, Tíbet y Bután. Amén de “yeti”, los indígenas de la zona también lo llaman “Meh-Teh” o “Mi-go”, entre otros términos, y se hizo popular en occidente hacia finales del siglo XIX, con las primeras expediciones de alpinismo a aquellos remotos lugares. El apelativo occidental fue implantado en 1921 por el teniente coronel Charles Howard-Bury, cuando, durante la llamada Expedición Británica de Reconocimiento del Monte Everest de 1921, descubrió unas huellas, y así lo hizo constar en el libro que se publicó en honor de tal expedición.

La primera película que se rodó sobre el “personaje” fue The Snow Creature (1954), dirigida por W. Lee Wilder, y en 1975 se estrenó el film español La maldición de la bestia, con dirección de Miguel Iglesias Bonns, donde se unía a esa criatura con el hombre lobo interpretado y creado por Jacinto Molina-Paul Naschy.

yeti2.jpg

Precisamente de ese mismo año es esta novela de Curtis Garland centrada en tan enigmático ente. Comoquiera que transcurre en el Himalaya, el autor, cinéfilo voraz, hace constantes alusiones a Horizontes perdidos, la novela de James Hilton de 1933 y/o la película derivada de esta obra de Frank Capra en 1937. De hecho, el flash-back narrado en esta obra tiene un tono muy similar a lo narrado por Hilton, describiendo el vagar por la zona de modo parecido, solo que metiendo de por medio al yeti.

De hecho, la novela en su totalidad entre más de lleno dentro del género de aventuras exóticas que dentro del terror fantástico, siendo la intervención del referido yeti, pese a su nombre dar título a la novela, bien escasa, con una aparición de escasas páginas dentro de la totalidad, aunque su “presencia” se perciba a lo largo de muchos momentos, creando una atmósfera interesante.

King-kong-1933-37-g

Salvo por el referido flash-back, en resto de la novela está narrado en primera persona por un guía profesional, que es contratado por un hombre después de que su esposa e hija desaparecieran en el Himalaya, tras el ataque de un supuesto yeti a los sherpas que los acompañaban. La aventura es larga, a la cual se irán añadiendo personajes, y no puede decirse que la presente sea una de las mejores novelas de Garland, si bien está narrada con solvencia y profesionalidad, y ese aire levemente minimalista le otorga cierto atractivo.

Como anécdota añadamos algo que el lector ya habría distinguido por las imágenes: la novela fue reeditada de nuevo en la nueva colección homónima creada por Ediciones B, y en esta ocasión hasta repitió la excelente portada dibujada en su tiempo por Alberto Pujolar, y que para reproducir a la criatura hace uso del mítico King Kong de la película de Ernest B. Schoedsack y Merian C. Cooper que puede distinguirse aquí mismo.

Carlos Díaz Maroto

Anuncios

2 thoughts on ““El yeti”, de Curtis Garland

  1. Una de las, relativamente nuevas, visitas a este personaje es en la película “Monstruos S.A.” en la que se muestra al “monstruo” gran aficionado a los helados.

    Fantásticos títulos que merecen ser recordados.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s