“El nuevo Edén”, de Clark Carrados

El nuevo Edén; por Clark Carrados [Luis García Lecha]; autoría de la ilustración, Salvador Fabá. Barcelona: Editorial Bruguera, 1975. Colección: La Conquista del Espacio”; nº 255.

  • Materias: Colonización planetaria – Viajes espaciales – Seres alienígenas – Investigación.

portada

El buscador y explorador planetario, el terrícola Sett Lang, tiene órdenes de eliminar a un extraño ser, habitante del planeta S-Mon-10, para que su compañía pueda colonizar y explotar los recursos de dicho planeta. Pero al comprobar que el alienígena, denominado Qrill, es inteligente, Sett Lang decide dejarlo con vida y hacerse su amigo. Tras mandar el informe correspondiente desde su nave, Lang es inmediatamente despedido de la Jefatura de Exploraciones Planetarias.

En su retorno al planeta Berkus, nuestro protagonista escucha una llamada de auxilio desde una nave cercana: una mujer, única tripulante de esa nave estelar, ha sufrido un accidente (un atentado) y su pierna ha resultado seccionada.

Desde este momento, y ya en el planeta Berkus y en otros mundos, Sett Lang se desvivirá por encontrar a los culpables del intento de asesinado de Amatista Gonadk, así como de evitar las conspiraciones de sus antiguos y ambiciosos jefes por eliminar a su nuevo amigo Qrill –quien le ayuda en sus aventuras– y la colonización y rapiña de S-Mon-10.

Con estos ingredientes, Clark Carrados nos ofrece una singular y entretenida space opera donde lo más sobresaliente son los alienígenas Krill, que en realidad son entidades múltiples, telépatas, pero con una especie de mente común que los une en sus decisiones.

Todo lo demás es puro divertimento característico de Carrados: acción pausada (es de agradecer), toques de novela policial, viajes por el hiperespacio, mundos plagados de parajes agrestes, violentos y extraños, y un sentido de la melancolía y de la nostalgia más acusado (también se agradece) que en otras de sus narraciones más desenfadadas.

Pero, por lo demás, se manifiesta lo de siempre en este autor: personajes estereotipados (protagonista masculino de una sola pieza, fuerte, atractivo y galante, acompañante femenina de indudable belleza, resuelta y valiente, villanos viciosos, pusilánimes y sádicos), maniqueísmo manifiesto y la consabida moraleja final –común en este tipo de relatos y en este autor en particular– donde los malvados han de soportar su merecido castigo o inevitable muerte por sus actos traicioneros y cobardes. Y, efectivamente, no podía faltar el amor idílico e intachable entre los dos protagonistas.

Con todo, la novela deja un buen recuerdo y su lectura resulta fluida, aunque la trama carezca de originalidad.

En mi calificación del 1 al 5 la puntúo con un 3.

Luis Ángel Lobato Valdés

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s