“Fuente de vida y muerte”, de Glenn Parrish

Fuente de vida y muerte; por Glenn Parrish [Luis García Lecha]; autor de la ilustración de portada: Alberto Pujolar. Barcelona: Editorial Bruguera, julio 1975. Colección: La Conquista del Espacio; nº 258.

  • Materias: Viajes espaciales – Planetas hostiles – Aventuras – Conspiraciones.

portada

Entretenida narración donde un cosmonauta viaja, para cumplir una condena, a un planeta en busca de una sustancia asombrosa, “Tridium”, pero, una vez conseguida, significará su propia muerte por el alto poder radioactivo. En su peregrinar por el planeta Swótari, nuestro héroe, Egon Durrell, en compañía de la nativa Issya comprenderá que ha sido víctima de una traición. Y, como es natural, tratará de remedirlo.

A destacar la primera parte de la novela, ambientada en la zona polar del planeta, en la que los protagonistas –sin evolución psicológica, como es la costumbre en el autor, y por la reducida extensión del argumento– deberán atravesar, subidos en un amplio trineo, lo que creen un mar congelado, pero lentamente se va convirtiendo en un inmenso río.

También es preciso mencionar la colorista descripción –y lo que allí sucede– de un interminable bosque plagado de enormes plantas carnívoras que los dos héroes han de atravesar hasta descubrir la ubicación de ese prodigioso mineral, “Tridium”, capaz de otorgar la vida y la muerte a los que lo alcanzan.

Por otro lado, la trama es muy vistosa y amena, con una magnífica –ya lo he insinuado– variedad geográfica: hielos perpetuos, bosques tenebrosos, ríos inconmensurables… Pero también ciudades y otros ambientes urbanos futuristas.

La novela contiene todos los ingredientes usuales del autor cuando firma como Glenn Parrish: ritmo pausado, mezcla, casi sin transición, de géneros, exotismo, variedad de espacios narrativos, componentes irracionales y hasta absurdos… Y es curioso; cuando Luis García Lecha firma como Clark Carrados –ya lo he mencionado en alguna otra ocasión– suele escribir tramas con ritmo también pausado, pero con contenidos más racionales, más específicos de ciencia ficción, y con –como es natural– menos elementos de fantasía.

En mi calificación del 1 al 5 la puntúo con un 3.

Luis Ángel Lobato

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s