“Muñecas mecánicas”, de Curtis Garland

Muñecas mecánicas; por Curtis Garland [Juan Gallardo Muñoz]; ilustración de la cubierta, Enrique Martín. Barcelona: Ed. Bruguera, 1975. Colección: La Conquista del Espacio; nº 242.

  • Género – materias: Ciencia ficción – Mundos futuros tecnológicos – Sociedades deshumanizadas – Robots – Sistemas dictatoriales – Terror metafísico.

A) Portada-Muñecas mecánicas

Sin duda alguna: estamos ante una de las tres o cuatro mejores novelas de Curtis Garland en la colección «La conquista del espacio». Ciencia ficción y terror metafísico se aúnan en esta memorable narración donde un hombre, Cole, que regresa de un largo viaje por motivos de trabajo, descubre que su mujer, Ada, es, en realidad, un androide homicida programado para asesinarle. Y con el tiempo comprueba, con la ayuda de su amigo Nemrod, que no solo es su mujer quien ha sido suplantada.

No desvelaré aquí la trama de esta maravillosa narración que todo buen aficionado a la ciencia ficción –muchos ya lo habrán hecho– debería leer: aseguro unas horas de un maravilloso divertimento, plagado de inquietud y de pánico, imaginando lo que nos puede suceder a nosotros, los humanos, en un plausible mundo futuro.

Narrada en primera persona –como tantas otras de Garland–, la novela se abre con un prodigioso prólogo en el que nuestro autor, para ambientar los sucesos que más tarde acontecerán, y dentro de la propia acción vivida por el personaje principal, cita, por boca de dicho protagonista, a autores –y obras– como Ray Bradbury, Lewis Carroll o Aldous Huxley. Con ello se remarca que la historia en la que los lectores se van a sumergir les revelará una brutal deshumanización por parte de la clase gobernante, una crítica a los regímenes totalitarios y el más angustioso ambiente onírico.

La ambientación de Muñecas mecánicas es una enorme ciudad futurista altamente tecnificada, desoladora, fría y solitaria, a la manera del memorable relato “El peatón”, de Bradbury, con el que mantiene algunas similitudes argumentales y estilísticas. Y, para aumentar la categoría de esta ficción, los principales personajes que habitan en esa formidable metrópoli bajo la implacable tiranía de un sistema político que alcanza todos los niveles de la vida poseen un alto grado de complejidad y evolución psicológica.

Pero lo más sorprendente de todo –ya lo mencioné al comienzo– es esa mezcla de terror metafísico que, poco a poco, se va convirtiendo en palpable, y de ciencia ficción altamente especulativa sobre una tecnológica sociedad futura que nos lleva a los lectores hacia una extraña sensación de desconcierto, de irremediable sospecha y de ineludible pánico.

En resumen: nos hallamos ante una verdadera joya de la ciencia ficción que muchos autores angloamericanos del periodo clásico (años cincuenta del siglo XX) hubiesen soñado escribir.

En mi calificación del 1 al 5 la puntúo con un 5.

Luis Ángel Lobato Valdés

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s