“Timidez y amor”, de Corín Tellado

Timidez y amor, por Corín Tellado [María del Socorro Tellado López]. Barcelona: Bruguera, 1956. Colección: Rosaura; nº 332.

Reediciones:

  • Bruguera, 1958. Colección: Coral; nº 57.
  • Bruguera, 1966. Colección: Corinto; nº 118.
  • Bruguera, 1969. Colección: Coral; nº 115.
  • Bruguera, 1972. Colección: Minilibros Bruguera, Serie Rosa; nº 644.
  • Bruguera, 1978. Colección: Selección Coral; nº 579.

big

Por cuestiones que sería arduo reflexionar, los hombres solemos tener prejuicios hacia las novelas llamadas rosas o de amor. Corín Tellado –de verdadero nombre María del Socorro Tellado López (Viavélez, El Franco, Asturias, 25 de abril de 1927 – Gijón, 11 de abril de 2009)– es, sin lugar a dudas, la más genuina representante del género en España, y dentro del mundo del bolsilibro. Entre 1946 y 2009 escribió alrededor de cinco mil novelas, traducidas además a veintisiete idiomas. También hizo uso de los seudónimos Ada Miller y su variación Ada Miller Leswy.

Recuerdo que, con quince años, cuando leía profusamente bolsilibros, me centraba en el terror, la ciencia ficción, el policial y el western, géneros considerados “masculinos”. Mi hermana un día me recomendó la lectura de una novela de Corín Tellado, aduciendo que era muy divertida porque la protagonista se hacía pasar por tonta, y que me gustaría. No recuerdo el título de la obra, pero sí recuerdo que la dejé antes de llegar a la mitad.

1ta9lYY

En mi enorme sentido de la responsabilidad para con este blog, y en la intención de cubrir la gran variedad temática del mundo del bolsilibro –ya me atreví con una de Estefanía, autor que no entra dentro de mis favoritos, precisamente– he optado por abordar una novela de Corín Tellado, y la casualidad ha querido que la primera que caiga entre mis manos sea esta Timidez y amor, que suena rematadamente cursi.

Al iniciar la lectura de la novela he optado por imaginarme todo en la mente como si se tratase de una película de Douglas Sirk, el llamado «maestro del melodrama». Pero he ido comprobando que imagen y lectura no casaban, acercándose lo que yo iba recreando más a las comedias románticas de Jean Negulesco de los cincuenta, tipo Creemos en el amor. Sin embargo, al poco el tono ha mutado de nuevo, y semejaba más una comedia sentimental española de los cincuenta, acercándose a la, por otro lado, nada desdeñable Luna de verano, de Pedro Lazaga.

La protagonista es una niña bien, hija de inglés y andaluza, que hereda a su abuelo y decide viajar a España para estudiar en la universidad. Va acompañada de su tutora, una estirada pero joven inglesa que se hará pasar por pintora. La chica, por supuesto, también va a la caza de un apuesto español que no se fije en ella por su dinero. Así pues, se hospedan en una modesta pensión, donde se cobijan algunos estudiantes. Uno de ellos es alto, desgarbado, tímido y torpón… Por supuesto, a partir de ahí todos nos imaginamos cómo acabará la historia.

Teniendo en cuenta que esta es la primera novela que en verdad leo de Corín Tellado, en muchos aspectos he de recurrir a la especulación. Escrita en 1956, su protagonista es una muchacha de alta posición social. Sospecho que gran parte de estas novelas tenían este tipo de protagonistas, para que las lectoras a las que iban dirigidas pudieran olvidarse de sus vidas y, por unos instantes, fantasear con una existencia más lujosa. Era como el cine español de la época, donde había millonarios a punta pala mientras el pueblo se moría de hambre.

s-l225

Debo reconocer que el resultado me ha sorprendido más positivamente de lo que creía. No está del todo mal escrita, y de hecho cae en errores de estilo más o menos comunes en los bolsilibros; en este caso concreto, la autora abusa bastante del empleo del “queísmo”, así como una cierta profusión de cacofonías. Los diálogos son vivaces y ágiles, con cierto punto de engolamiento, por otra parte habitual en las obras de la época en que la presente está escrita.

En cuanto al argumento… Bueno, lo cierto es que resulta entretenido, los personajes tienen cierto empaque, en especial el muchacho tímido, así como la dama de compañía de la estiradita protagonista que, por supuesto, gracias al amor evolucionará internamente. De todas maneras, llega un momento que el continuo enfrentamiento entre chico y chica, que debiera considerarse un duelo de voluntades e inteligencias, parecen más bien peleas de chiquillos inmaduros, y se hace en exceso redundante. Creo que llegado cierto punto el tono de la relación entre ellos debiera haber variado.

corintellado

La autora

Pero bueno, dado lo que uno se esperaba, la sorpresa ha sido grande. La temática no me atrae mucho, pero puede que, pasado un tiempo, podáis disfrutar de la reseña de otra novela de Corín Tellado. Vuestra es la palabra.

Carlos Díaz Maroto

“Guerra en Marte-II”, de Glenn Parrish

Guerra en Marte-II; por Glenn Parrish [Luis García Lecha]; autoría de la ilustración: Jorge Núñez. Barcelona: Editorial Bruguera, 1974. Colección: La Conquista del Espacio; nº 207.

  • Materias: Viajes espaciales – Colonización de planetas – Conspiraciones – Guerras entre mundos.

Portada-Guerra en Marte II

Joe Rottam, un colono terrestre asentado como agricultor en el planeta Marte-II, a dieciséis años-luz de la Tierra, tiene una próspera granja y dos graves inconvenientes: sus tierras son utilizadas para combates entre los ejércitos de los planetas Hithor y Fardil, y Marte-II está regido por un despiadado gobernador que quiere, a todo precio, apoderarse de su preciada granja.

Para solucionar sus problemas y no tener que abandonar sus propiedades y regresar a la Tierra, Joe Rottam habrá de trasladarse al planeta Hithor con el fin de rescatar a la hermosa general –de la que se ha enamorado– Rubi Horhus, desmantelar el tiránico gobierno de ese planeta y luchar contra el brutal regidor de Marte-II, Wolf Durdeen, para así recuperar sus posesiones y liberar al planeta de su opresión.

Con un tono desenvuelto y pausado y una trama imaginativa –cuando no alucinante– que acostumbra a otorgarnos Glenn Parrish/Clark Carrados en sus narraciones de «LCDE», Guerra en Marte-II se convierte una divertidísima y muy especial novela, dado el ambiente crepuscular y nostálgico en el que se mueven los personajes.

La acción –siempre muy medida– y la intriga no decaen en ningún momento, y los espacios narrativos resultan muy variados, desde la geografía casi desértica de Marte-II hasta la urbe futurista de Hithor, plagada de transeúntes ociosos, aceras deslizantes y vehículos magnéticos. Allí, en el planeta Hithor, se desarrollará la parte más admirable de la novela, dentro de un tenebroso presidio con una enorme rueda, movida por los condenados, que da energía a toda la capital del planeta. También es digna de recordar la parte final de la historia, ya en Marte-II, con el nacimiento de un río subterráneo que arruinará los planes del ambicioso Wolf Durdeen y de sus ayudantes y convertirá grandes zonas del planeta en un auténtico vergel.

Quizás el inconveniente –la verdad que poco importa– que más repercute en su trama es que la novela roza, en muchas ocasiones, la iconografía del western. El problema no es que lo podamos considerar un western espacial, que en muchos sentidos lo es; la traba surge en el momento que conseguimos trasladar sin esfuerzo muchas de las situaciones de su argumento a la iconografía aludida solo escribiendo, por ejemplo, siglo XIX en vez de siglo XXII y California en vez de Marte-II o Hithor. Esta circunstancia, a mi entender, lastra la narración hacia el estereotipo. Al igual que la mayoría de sus personajes, sin evolución psicológica, que son meros arquetipos. Pero esto sucede en gran parte de la obra de ciencia ficción de García Lecha y es, en verdad, fácil de olvidar.

En mi calificación del 1 al 5 la puntúo con un 3.

Luis Ángel Lobato

“Kiai de amor y de muerte”, de Lou Carrigan

Kiai de amor y de muerte, por Lou Carrigan [Antonio Vera Ramírez]. Barcelona: Editorial Bruguera, enero 1977. Colección: Kiai; nº 1.

Materia: thriller – acción – artes marciales – megalómanos.

kiai

En enero de 1977 se iniciaba la colección «Kiai» por parte de Editorial Bruguera, con el fin de aprovechar el éxito que, por aquel entonces, gozaba el cine de artes marciales. Según parece, la intención original era que toda ella fuese escrita por Antonio Vera Ramírez, más conocido como Lou Carrigan, pero era materialmente imposible, dado la gran cantidad de trabajo que el escritor estaba obligado a desarrollar. De hecho, ya el número 2 de la colección estaba firmado por Ralph Barby, y otros autores que pasaron por ella fueron Clark Carrados, Burton Hare, Curtis Garland, Ray Lester y Peter McKoy, por orden de aparición, hasta finalizar la colección en el número 80, en julio de 1978.

Algunos autores, en especial Ángel Torres Quesada/A. Thorkent, se han hecho eco a menudo de la obsesión por parte de Bruguera de que las novelitas de las distintas colecciones no formasen parte de una serie, esto es, que carecieran de personajes fijos –pese a que, en tiempos, hubo colecciones centradas en eso, como «Enviado Secreto», con los agentes del Departamento Atómico Nacional de Seguridad, e iniciada en 1967 con Misión: matar a “Worldowner” 2.000, de Frank Caudett–.

Es por ello sorprendente que esta colección estuviera cubierta por series escritas por algunos de los autores, así, sin ánimo de exhaustividad, tenemos a Clark Carrados, que desarrolló las aventuras de George Washington “Budd” Baxter, o Curtis Garland, que creó la saga de los Tres Dragones de Oro, recientemente reeditada por Dlorean. Y el propio Lou Carrigan –también famoso por su saga de Baby, la agente secreta– desarrolló una serie, centrada en una organización secreta benigna llamada Kuro Arashi (Negra Tempestad), regida por un personaje conocido simplemente como Sensei, o Maestro, y que se dedica a practicar el bien por todo el mundo por medio de sus agentes secretos. Esta primera novela, de la colección y de la serie, además está protagonizada por un budoka español llamado Pedro Alarcón.

Al principio de la novela el protagonista se hace llamar Peter, y vive como mantenido de una millonaria inglesa, con la que está en un tris de casarse. Sin embargo, recibe un mensaje de Sensei, donde le adjudica una misión. Esto provoca en el personaje una reflexión acerca de su vida y abandona su actitud de gigoló y se centra en la obra que le ha sido adjudicada. En primer lugar, reniega del nombre de “Peter” y adopta el de Pedro. Puede que este detalle fuera una indirecta hacia los editores, que obligaban a usar seudónimos, en particular anglosajones, para publicar esas novelas. Y por ello decide convertir al protagonista de su novela en español.

La estructura de la Kiai de amor y de muerte no es novedosa, y sigue más o menos los moldes del cine de James Bond, con un megalómano que intenta imponer el mal, y el héroe siendo trasladado a su fortaleza (en este caso, una mansión aislada en medio de la nieve). Pero Carrigan lo narra con efectividad, humor –no exagerado–, vigor y, en especial, unos diálogos excelentes. Mencionemos que el protagonista, una vez abandonada su vida ociosa inicial, se centra en la meditación y en practicar el bien, y muestra una inteligencia emocional y social muy alta, pese que considere el lesbianismo una perversión sexual.

De esta manera, Kiai de amor y de muerte se ofrece como una excelente primera aportación para una colección que ha devenido mítica, y la primera entrega de la saga de Kuro Arashi sobre la que deberemos regresar en más de una ocasión.

Carlos Díaz Maroto

“Miedo en el Oriente Expres”, por Curtis Garland

Miedo en el Oriente Expres, de Curtis Garland [Juan Gallardo Muñoz]. Barcelona: Editorial Bruguera, 1984. Colección: Selección Terror; nº 583.

Materias: Clima claustrofóbico – psycho-killer – intriga histórica.

untitled

Ya hemos hablado con anterioridad acerca de las influencias cinéfilas en la literatura de bolsilibro de Juan Gallardo Muñoz. Por lo general, se trataba de alusiones a las producciones de terror de la Universal y, sobre todo, las de la Hammer. En Miedo en el Oriente Expres esa influencia se amplía hasta abordar nuestro, por lo general, paupérrimo cine fantástico español.

Como el lector adivinará por el título, existe una obvia alusión a Agatha Christie y su Asesinato en el Orient Express (Murder on the Orient Express, 1934), e incluso tenemos un émulo de Hercule Poirot, aquí un inspector alemán llamado Heinzel. Pero, sobre todo, la máxima influencia es la estupenda co-producción cinematográfica entre España e Inglaterra Pánico en el transiberiano / Horror Express (1972), de Eugenio Martín; así, hasta disponemos de la confluencia en el tren de aristócratas rusos y una caja en el compartimento de equipajes de misterioso contenido.

Pero, como era habitual en Curtis Garland, todos esos guiños le servían como punto de partida para luego tomar otro rumbo diferente. Lo mejor de la novela es la ambientación histórica que detenta: ambientada en 1910, deja vislumbrar el clima de preguerra que asolaba la Europa de aquel entonces, y el tren sirve de microcosmos para congregar una fauna humana que representa las diferentes nacionalidades así como los distintos caracteres ideológicos y morales. Dentro de ese entorno, se suceden diversos acontecimientos, desde atentados políticos, asesinatos misteriosos y la presencia de una misteriosa dama de blanco vagando por los pasillos del ferrocarril, diríase una resucitada cubierta con su velo mortuorio.

Poco más puedo añadir para no desvelar la intriga que se sucede, con, por supuesto, sorpresa final. No es de las mejores de Garland, pero vale la pena leerla.

Carlos Díaz Maroto

“El hombre que vino del año 5.000”, de Keith Luger

El hombre que vino del año 5.000, por Keith Luger [Miguel Oliveros Tovar]; ilustración de la cubierta, José Triay. Barcelona: Editorial Bruguera, abril 1971. Colección: La Conquista del Espacio; nº 37.

  • Materia: viajes temporales – civilizaciones matriarcales – futuros distópicos

lcde_01

El hombre que vino del año 5.000 es una de las novelas más antiguas de la colección “La Conquista del Espacio” (el nº 37, nada menos), y está escrita por Keith Luger, un autor caracterizado por su simpatía y desparpajo.

La presente entrega no pasará a la historia, desde luego, pero es de lectura rápida y grata, dejando a un lado su trasnochado machismo, que se acentúa en las páginas finales, cuando el protagonista teoriza sobre la mujer y sus anhelos de igualdad.

El referido protagonista padece cáncer. Cuando se retira a vivir sus últimos días a un lugar plácido, para dedicarse a pescar a la espera del fatal desenlace, salva la vida a un científico que resulta haber inventado una máquina del tiempo. En agradecimiento éste lo envía al año 5.000, con la confianza de que, en esa época, los avances médicos hayan logrado paliar la enfermedad. Lo que allí se encuentra es un matriarcado, con las mujeres mandando y los hombres encarcelados en cuevas, amén de estar degradados en diversos estadios de involución. Por supuesto, nuestro héroe es el más guapo y listo de todos, y las pérfidas hembras nada pueden con su apolínea capacidad de convicción.

El estilo es rápido, con párrafos muy breves y diálogos ágiles. Y todo resulta muy similar a determinadas películas de serie Z de los años cincuenta, en concreto Cat-Women of the Moon [DVD: Las mujeres gato de la Luna, 1953], de Arthur Hilton, y Queen of Outer Space [DVD: La reina del espacio exterior, 1958], de Edward Bernds. Incluso en un momento determinado las féminas del futuro son descritas con una iconografía muy propia de ese tipo de películas, y muy poco acorde con lo que se estilaba en los años setenta. ¿Vería Keith Luger alguna de esas películas en algún viaje al extranjero? Porque el caso es que en España jamás se vieron hasta las recientes ediciones en DVD por parte de L’Atelier XIII. Un misterio más del mundo de los bolsilibros.

Carlos Díaz Maroto

 

Listado de «La conquista del espacio» de Bruguera, actualizado

Hace unas semanas un lector -lamento no recordar quién fue- me sugirió una manera de mejorar la página: aprovechar los listados de colecciones publicados y poner link a los títulos reseñados. Dicho y hecho: aquí tenéis la primera de esas labores. El listado correspondiente a la colección «La conquista del espacio» de editorial Bruguera ahora ofrece links en todos los títulos con reseña (si pincháis en el propio título de la colección, aquí arriba, seréis remitidos a ella). Y a medida que publique nuevos, ese link se añadirá a la lista. Próximamente lo iré haciendo con otras colecciones, lo cual iré anunciando en cada momento. Espero que os guste esa novedad.

corregido